Las fachadas están continuamente expuestas a factores que afectan a su superficie y estructura: contaminación, agentes atmosféricos… A pesar de que con la pintura podemos solventar muchos de sus problemas, la prevención es muy importante. Desde Pinturas JUNO, empresa líder en fachadas con 90 años de experiencia en el análisis y desarrollo de soluciones y sistemas de pintado personalizados, te ofrecemos las claves para solventar de forma eficiente las patologías más comunes de las fachadas.

1. Antes de empezar

1.1 Revisión del estado general

El primer paso es revisar el estado general antes de comenzar a pintar, poniendo especial interés en la búsqueda de problemas y el estado de la pintura antigua (en el caso de que la hubiese).

1.2 Estado del soporte

Es muy importante eliminar las pinturas con mala adherencia o en mal estado y lavar la fachada con agua proyectada a gran presión. Recomendable aplicar un tratamiento antimoho preventivo y curativo.

2. Análisis de las patologías

Las principales patologías que pueden dañar nuestra fachada son las siguientes:

2.1 Moho y verdín

Una de las patologías más fácilmente reconocible. Son manchas de color gris, verde y rojizo que se forman en zonas que con frecuencia soportan altos niveles de humedad. La clave es eliminar el origen de esta patología para evitar su aparición.
Tratamiento
Eliminado el origen de la patología lavar con JUNOCLEAN. Aclarar con agua y dejar secar totalmente. Utilizar una imprimación adecuada al soporte y en caso de paredes, una pintura antimoho o con aditivo Misky-Misky.
Productos

2.2 Carbonatación

Es un proceso por el cual el dióxido de carbono (CO2) del ambiente junto con el agua transforma el hidróxido cálcico del cemento en carbonato cálcico, lo que provoca entre otras cosas un descenso del pH del hormigón. La armadura de acero de su interior pierde la protección contra la corrosión que le proporciona la alcalinidad, permitiendo la corrosión de las armaduras, que, al aumentar el volumen, terminan por romper la estructura.
Tratamiento
Una vez pasivada y reparada la estructura, aplicar una imprimación y pintura con propiedades anti-carbonatación.
Productos

2.3 Caleo

Debido a los rayos ultravioleta del sol el ligante pierde propiedades, quedando los pigmentos y las cargas en forma de polvo sobre la superficie. Esta patología es fácilmente detectable pasando una mano sobre la pintura y observando si mancha.
Tratamiento
No es necesario retirar la pintura antigua si ésta se encuentra bien adherida, pero se debe limpiar con agua a presión y consolidar con un fijador apropiado.
Productos

2.4 Fisuras y grietas

Pueden darse varios tipos de fisuras y grietas:
  • En forma de mapa: generalmente provienen de la retracción del revoco durante el fraguado
  • Fisuras/grietas no estructurales provocadas por dilatación/contracción.
  • Fisuras/grietas estructurales: defectos de proyecto o ejecución de la estructura. Consultar con un técnico cualificado.
Tratamiento
  • En forma de mapa:
    • < 1mm.: rellenar con plaste JUNO o Plaste RAP.
    • > 1mm.: Ensanchar en forma de cuña, eliminar el polvo, aplicar Hidrocril, rellenar con masilla acrílica y repasar con Plaste RAP. En fisuras más grandes usar malla de fibra de vidrio.
  • No estructurales:
    • Vivas, con movimiento: sellar con masilla de poliuretano.
    • Muertas, sin movimiento: abrir la grieta y rellenar con mortero de reparación.
Productos

2.5 Eflorescencias

Las eflorescencias son manchas blanquecinas provenientes de sales contenidas en los propios materiales de construcción (como cemento o ladrillos) y que son arrastradas por el agua de fabricación, de lluvia o del terreno hacia el exterior, quedando en la superficie en forma de cristales una vez se evapora el agua. Es fundamental esperar los tiempos de fraguado o eliminar el aporte de agua externa para evitar la reaparición.
Tratamiento
Una vez eliminada la entrada de agua, cepillar y lavar la superficie con una solución de ácido clorhídrico al 10% o de sulfato de zinc al 10%. Aclarar con agua y dejar secar completamente antes de pintar. En paredes es recomendable utilizar una imprimación de pliolite que actúe como barrera y una pintura impermeable. En suelos, una vez comprobada la humedad, aplicar imprimación epoxi y acabar con esmalte epoxi (interior) o con esmalte de poliuretano (exterior).
Productos
Siguiendo estos prácticos consejos y haciendo un buen diagnóstico de la patología de la fachada, podremos alargar años la duración de la pintura posterior.

Para más información Pinturas JUNO dispone de un departamento exclusivo de asesoramiento técnico profesional, el departamento de prescripción JUNO.